" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

1/11/14

El glan

Bellotas o glan
Ayer fue un día muy especial, de esos que quedan en la memoria. Visitamos el camposanto de Biescas donde reposan mis abuelos Pabla y Benito con los que viví mi infancia y parte de adolescencia. Después, como hacía una mañana preciosa, decidimos dar un paseo por un camino sembrado de bellotas. Nosotros lo llamamos glan. Me vino a la memoria cuando lo recogíamos para dárselo al cerdo que criábamos como si fuera uno más de la familia y así, mientras tanto, se secaba el panizo o maiz que habíamos colgado en palancas y tenía que durar todo el invierno para los conejos y gallinas ... Los cajicos son árboles fuertes que no solo dan ese fruto harinoso, sino que proporcionan leña para el fuego de muy buena calidad. El glan o bellota sirvió de alimento para las personas en época de escasez. Las ardillas están ahora en plena recolección. La Naturaleza sigue su propio curso pero nosotros nos adaptamos a los tiempos que llegan sin saber a dónde nos conducen.

8 comentarios:

  1. Esos cajicos de los que nos hablas _me acabo de enterar_ están amenazados por falta de habitat, así que debemos cuidarlos cual tesoro. Son un híbrido a caballo entre el roble pubescente y el quejigo. El primero, el roble pubescente o roble albar, corresponde a esos tipos de roble cuya imagen asociamos a los bosques frondosos de los cuentos, a la heráldica... El otro, el quejigo, es común aquí, aunque los pinos madereros lo van relegando a perder su sitio. Un arbolillo humilde, comparado con los que le anteceden según se viene del norte, que a pesar de poder alcanzar 20 metros de altura, se presenta en masa bajas y discretas, dando la sensación de ser un pariente de los otros venido a pobre. Sin embargo los humildes quejigos son capacesde lo que pocos de sus parientes, cercanos y lejanos, saben hacer. Guardando todo el aspecto de los árboles de hoja caduca, según avanza el otoño, no sueltan las hojas, sino que la retienen con un ingenioso sistema consistente en darles lo mínimo necesario para soportar el estrés hídrico y térmico que les acechan. De manera que éstas pierden su color y se tornan naranjas. La mayoría de ellas logran permanecer en el árbol y verdean de nuevo en la primavera. Estas hojas no sólo resisten así los embates que puedan llegar a sufrir en las épocas frías, al perder nutrientes, también resultan menos nutritivas y de sabor desagradable, lo que disuade a los herbívoros a la hora de comerlas. Algunas plantas aprovechan esta circunstancia para crecer amparadas por este tipo de árbol al que no han de tocar los hambrientos en la estación fría. Hay otros árboles que obran como el quejigo, el melojo, árbol propio del Pirineo, los arces, el roble palustre americano, numerosos pies de haya. También hay arbustos que siguen la misma pauta, como el boj. Todos ellos son árboles y arbustos caducifoleos que han desarrollado estrategias para mantener la hoja durante la estación fría, acuciados por la necesidad, a los que la botánica llama marcescentes.
    La Naturaleza se deja llevar, confiando en aquello que le toca en cada momento, pero cuando la situación se desvía de la norma, si no sucumbe se adapta, desarrollando nuevos ingenios. Observemos y aprendamos de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, que maravilla, y además ... es el árbol que le tocó a Miniña en el Día del Árbol el año de su nacimiento y que sigue vivo.

      Eliminar
    2. Fe de erratas: Arces ¡no!, Carpes.

      Eliminar
  2. Que bien alimentados estaban esos cerdos. Así estaría el jamón y todo lo demás.
    MªAngeles. Alicante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquellos cerdos no conocían el pienso, solo comían pastura que se cocía y se mezclaba con salvado. Así salían los jamones y salchichones !!

      Eliminar
  3. Aquí tenemos muchas bellotas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines, estás en la tierra de los buenos jamones, eh?

      Eliminar
  4. Se llama glan y en otros lugares gla, al final todos nos podemos entender. Abrazos de fin de semana

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.