" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

18/1/15

La bodega

La bodega tenía una ventana pequeña que siempre estaba abierta. Aquí se guardaban las cubas del vino, los jamones, el pan, huevos ... todo lo que necesitaba una temperatura fresca, sin mucha variación del invierno al verano, por eso ahora está templada y en la época del calor parece que hubiera aire acondicionado. Está situada un poco más baja que la calle. Eso sigue igual porque las paredes y suelos son los mismos de hace siglos. La ventana es ahora un poco más grande y le sirve a Bolo para entrar y salir libremente. Está esperando que la abra ... 
Esta mesa la encargó Marcos, la montaron dentro porque mide tres metros. Hemos hecho muchas comidas todos juntos antes de rehabilitar la escuela. Cuantos recuerdos !!
El hogar que tira de maravilla y que encendíamos tanto en invierno como en verano. El horno al lado pero independiente, con su propio fuego. Hemos asado de todo, truchas, cochinillos, pollos, conejos ... y sobre todo corderos que caben dos, uno en cada bandeja. Para fiestas y reuniones del pueblo nos juntábamos ... Marcos se sentía orgulloso de su bodega.
Aquí está el palo-bastón del abuelo de Marcos, con el que pasó y traspasó las montañas en la época del contrabando, pues dicen que Lanuza fue el pueblo más contrabandista del valle. Hay montones de anécdotas. El abuelo Marcos pasaba cajas de cerillas a Francia y a cambio se trajo un lechal ... cuantas cajas tendría que ir pasando y cuantas veces !!??
Algunos aperos y otros recuerdos originales, como la rosca de la cabeza para llevar los capazos de ropa al río o al lavadero. Guantes y calcetines de lana de las ovejas tensinas. Labores necesarias que aquellas trabajadoras mujeres hacían durante los largos y crudos inviernos.
En un rincón de la bodega está la fregadera de piedra, hecha de una pieza, antes estaba en la cocina y servía tanto para fregar como para lavar la ropa pequeña. Cuando yo subí a esta casa ya había lavadora. La abuela Orosia dijo: "si vosotros os compráis una dalladora yo quiero una lavadora" ... y así lo hicieron. Y fíjate lo que me pasa ... cuando entro me quedo pensando que yo soy un puente entre los que ya no están y los que llegan ... faltando Marcos no me siento dueña. "Dueña" decimos aquí al ama de la casa.

24 comentarios:

  1. Desde luego que es una maravilla!!!. Menuda mesa, pufff, hay coge gente para dar y tomar. El gatico me ha encantado ahí mirando por la ventana. Qué gracioso el chavalin, ja ja ja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 18 o veinte bien sentados se cabe. Es que Bolo siempre tiene esa ventana entreabierta pero como ha nevado y además hace frío ... ya le vale con el corral que está detrás. Besicos.

      Eliminar
  2. Me ha recordado mucho mi infancia en verano en el pueblo de mi padre, una casa muy antigua de cuatro plantas, con fogaril bajo, lo que he echado en falta,es un agujero en el salón, levantando previamente una baldosa, para desde allí con una especie de torno colgar al cerdo y hacer las matacías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí está el agujero en una tabla que milagrosamente no se llevaron, también colgaban el cerdo, ya lo creo jubi.

      Eliminar
  3. Tienes una bodega preciosa Trimbolera, se merece que sigas invitando a tu gente y aprovechando la riqueza que tienes.
    Un abrazo fuerte amiga.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Como me ha gustado la bodega!! con todos los utensilios que cuelgan de las paredes, y claro, luego está lo bien que lo cuentas todo. Me gusta saber como era la vida es ese precioso valle.
    MªAngeles.Alicante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas esas cosas las colgó Marcos con mucha ilusión ...

      Eliminar
  5. ¡ Cuanto me gusta lo que cuentas Angelines ! y que tengas todo bien conservado. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, algo quedó de lo mucho que se llevaron. Besicos.

      Eliminar
  6. Esa bodega, además de un buen punto de encuentro, es un pequeño museo etnográfico y Bolo luce, ahí donde se ponga, como la mejor de las piezas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, Bolo es un presumido, en que me ve con la cámara ya va delante y allí se planta.

      Eliminar
  7. “... faltando Marcos no me siento dueña. "Dueña" decimos aquí al ama de la casa.”

    No me puedo creer que tengas ese sentimiento. Si hay alguien con méritos propios para sentirse “DUEÑA” con mayúsculas, de su casa, esa eres tú. Es verdad que Marcos hizo mucho por la recuperación del pueblo y de la casa de sus antepasados, pero siempre contigo al lado apoyándole y ayudando con todos los medios a tu alcance.
    No hay más que mirar todos los detalles de la bodega, para ver tu trabajo detrás de todos ellos. Cómo has sabido recuperarlos y conservarlos, es digno de admiración.

    “Un hombre de noble corazón irá muy lejos, guiado por la palabra gentil de una mujer.”
    Goethe (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, muchas gracias amiga, es un sentimiento difícil de expresar, imposible más bien. Besicos.

      Eliminar
  8. Hola Angelines, desde luego que la cueva con todos los utensilios tan típicos esta bien bonita y acogedora, con el hogar encendido debe ser una gozada estar allí, Bolo esta de "cotilla" en la ventana a ver que pasa:), chiquilla no te hagas de menos que te mereces ser llamada y lo eres la dueña y a lo grande:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja, siempre que estamos allí encendemos el fuego aunque sea agosto, apetece u hace compañía. Gracias guapa. Besicos.

      Eliminar
  9. La he reconocido inmediatamente, un lugar precioso, acogedor y cálido. Vamos toda un envidia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver cuando podemos tomar juntos un vinico rancio, Luis.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Un rincón cuyas paredes y suelo son como hace siglos, Verónica.

      Eliminar
  11. Como no iba a estar Marcos feliz de ese refugio, es verdaderamente precioso
    y cuantas historias podrían contar sus paredes. Es un rincón maravilloso. Felicidades. Pensaba que a bolo no le gustaría pisar la nieve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las historias de siglos serían infinitas, Marcos.

      Eliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.