" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

9/6/15

Nada que ver

Guardacarne

Cuando bajaba de clase de solfeo vi en el escaparate de la ferretería Edelweiss este guardacarne. Yo creía que ya no existían. Recuerdo el nuestro, en Lanuza, que ocupaba el rincón más oscuro y fresco de la bodega. Cuando se colgaba la carne se mantenía fresca y buena durante tres o cuatro días, perdía la humedad porque estaba al aire y era sabrosa. Ahora, ni en nevera se conserva más de un día y, desde luego, su sabor no tiene nada que ver.

8 comentarios:

  1. Esta imagen me trae un recuerdo de comodidad. Se protesta cuando un supermercado no abre por haber dos días seguidos de fiesta. ¿Como nos arreglábamos antes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes cada casa subsistía con lo suyo, lo de comprar ... en muy escasas ocasiones.

      Eliminar
  2. Como soy "bicho" de ciudad, desconocía la existencia de este armarito (porque yo lo hubiera llamado armarito) y su utilidad.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no podía faltar, era "la nevera" de la casa.

      Eliminar
  3. Frío natural, sin duda. No obstante, la utilización de los procesos químicos mediante mezclas refrigerantes, que se puede considerar como una etapa intermedia entre el frío natural y el frío artificial, era conocida mucho más allá en el tiempo que el que corresponde a este "guardacarne" y se conseguía añadiendo ciertas sales a aquello que se quería mantener por debajo de la temperatura ambiente. Este procedimiento era utilizado en la India en el siglo IV y durante la dominación musulmana en la península Ibérica. Así, los Omeyas introdujeron en Córdoba los sorbetes que elaboraban usando una mezcla de nieve con salitre. ¿Quién dijo que el helado lo inventaron los italianos?
    En el siglo XVIII algunos científicos ya habían dado con el gas que se precisa para llevar a cabo una refrigeración eficaz. No obstante, no lo explotaron y no se les ocurrió hacer máquinas con él. Años después, se disponía de dichas máquinas, pero no salieron del laboratorio. En el siglo XIX cantidad de escépticos, hubieran cantado vítores y hubieron deseado entusiastas larga vida a este "guardacarne", pues opinaban que la refrigeración artificial jamás se convertiría en una industria importante. Así nos mantuvimos años, sin embargo, fíjate tú ahora: rara es la casa de los países "desarrollados" que no disponga de frigorífico; la industria de la refrigeración y acondicionamiento de ambientes ha adquirido enormes proporciones en todo el mundo; por ejemplo en España es el sector en el trabajan más ingenieros. La máquina frigorífica y la bomba de calor, la misma máquina térmica utilizada en sentido contrario, han contribuido a elevar la calidad de vida de parte de la humanidad de forma inimaginable por los pioneros del siglo XVIII. Pero no "es oro todo lo que reluce" y, aunque algo vamos avanzando, estos sistemas distan de ser ecológicos y colaborar a un modelo medioambiental sostenible. Los frigoríficos de los supermercados son tan contaminantes como las bolsas de plástico, por poner un ejemplo. No así este humilde guardacarne, al que le están saliendo "parientes" en otros lugares del planeta:

    http://www.taringa.net/posts/ecologia/18657056/Frigorificos-ecologicos-hechos-de-barro-y-piedras.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que práctico el invento, no lo conocía y no dejo de sorprenderme con tus comentarios !!

      Eliminar
  4. Recuerdo la despensa de mi casa, a ese "armario" le llamaban fresquera. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es verdad, también se le llamaba fresquera, Ester.

      Eliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.