" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

31/1/16

Huellas

Huevos de madera
Ya no se recosen los calcetines como antes. Aquellos que eran de lana de oveja o más finos, pero hechos a mano con cuatro agujas especiales, que a puro de andar y andar se les hacían unas "tomateras" bien hermosas, se recosían una y otra vez formando capas de hilo que reforzaban el talón. La forma de hacerlo era con estos huevos de madera. Uno es de yaya Orosia y el otro de yaya Mina. Verlos rodar por el cesto de la costura como dos diamantes, por su dureza y valor, me produce un sentimiento de ternura y no puedo evitar acariciar las huellas de sus manos mientras acuden los recuerdos. En los largos días de invierno, la labor primordial de yaya Orosia era hacer calceta. Mi madre los hacía casi sin ver, cuando le fallaba la vista. Guardo pares de calcetines hechos por ellas sin estrenar.

28 comentarios:

  1. No te creas Angelines... En casa mi madre aún lo zurze.... Lo que no estoy tan seguro si después de vuestra generación se seguirá haciendo o será una cosa muy extraña de ver, de mis amigos más cercanos el único que sabe coser soy yo... Pero claro...jajaja lo mio es de otro mundo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas puntadas hemos dado !!
      Toño, no me extraña nada que sepas coser porque eres mañoso para todo.

      Eliminar
  2. Tengo recuerdicos muy parecidos a los tuyos y también guardo algún par sin estrenar. Mi madre, dejó de zurcir convencida de que, costaba más el arreglo, que el par de calcetines nuevos. De lo que no estoy tan segura es de que ya no se zurza, porque hace poco vi huevos de madera en un bazar chino y, producto que se vende en este tipo de bazar, producto que tiene su hueco en el mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón tu madre, esa es la causa, subieron los precios de las lanas y bajaron la confección en serie, pero algo seguimos recosiendo.

      Eliminar
  3. Te estas volviendo internacional. En vida de mi madre los zurcía y tenia esos huevos con un rebaje en medio. Los tengo guardados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no los he visto como tú dices pero su razón tendría. Tienes que hacerle una foto.

      Eliminar
  4. Nuestras madres y abuelas se pasaron las noches haciendo calceta y zurciendo calcetines,medias y todo tipo de prendas, incluidas las sábanas.También nuestra generación ha sabido hacer este tipo de trabajo,pero ya ha pasado a la historia, y para nuestros hijos y nietos el famoso huevo de madera es ya una pieza de museo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, a nosotras aún nos enseñaron de todo y bien que nos ha venido.

      Eliminar
  5. Mis abuelas, mi tías y mi madre utilizaban los bombillos fundidos para tramar las medias (así les decimos por aquí a los calcetines). Recuerdo verlas sentadas en el patio, bajo las matas de brevas, cantando coplas y "voliando" aguja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hoy día los huevos de madera ya son piezas de museo como dice Carmen. Yo guardo uno pero es de plástico. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duran porque son como piedras, se caen mil veces pero no se rompen.

      Eliminar
  7. Ayyy Angelines, me has hecho recordar a mi madre cuando en invierno alrededor de la hoguera, cosía y recosía los calcetines con esos huebos de madera... hoy salen más baratos comprarlos en los "chinos".

    Y es que como decía Don Hilarión...¡Hoy los tiempos adelantan que es una barbaridad.

    Cariños con mi abrazo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, los tiempos adelantan y no hay vuelta atrás.

      Eliminar
  8. Si..si..sii.. cuanto he echado de menos ese huevo de madera. Lo tenía mi madre. Y cuando ella murió no estaba yo para preguntar que habían hecho con sus cosas. Mas adelante, al preguntar a mi padre.. el, que no valoraba todo aquello, me contó que lo regaló. Y sabes que? Hace unos años, en Córdoba, en una tiendita pequeña encontré que los vendían y compré uno. Es mas chico, y no lo uso para nada..pero de vez en cuando lo tomo entre mis manos y lo miro.. y me entra una nostalgia horrible.. Y recuerdas cuando se llevaban las medias a "repasar" las carreras? Por tan solo unos céntimos tenias arreglo para rato..Cuantas cosas hemos perdido y que poco valoramos !! Un saludo Trimbolera desde Canarias.. Ya ni entro en los blogs..pero de vez en cuando me encanta pasar a visitar a los viejos amigos. Bolo sigue bien? Un abrazo grande !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también recuerdo que las carreras de la medias las arreglaban con un vaso y un ganchillo. Muchas gracias por tu visita. Besetes.

      Eliminar
  9. Todo se tira a la más mínima.
    Así está el mundo... no aguantará.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, sí, hemos pasado a no valorar las cosas ...

      Eliminar
  10. Hola Angelines, me acuerdo de verle a mi madre en el cesto de costura huevos de estos, también verla remendar con el las medias que ya tampoco se arreglan, todo se pierde:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no merece la pena arreglarlos.

      Eliminar
  11. Mí abuela no lo tenía no sé con que los zurciría, pero zurcir zurcía. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Buenos días Trimbolera, nos traes el recuerdo de joven y yo me acuerdo de esta poesía que escribí y te la dedico
    Recuerdos marchitos
    de años de gozo
    nada mas hermoso
    que ser jovencito

    ResponderEliminar
  13. Hoy,sin saber por qué,todo son recuerdos de mi madre,por supuesto también en mi casa había un huevo de madera...estoy muy nostálgica,sigo en Alemania y desde aquí te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.