" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

8/5/16

Lo merecen



Cuantas cosas podrían contarnos estos árboles !?
Su corteza es un libro con muchas páginas, cada repliegue, cada arruga, cada mancha son años de vida y después de viejos, antes de que los corten, muestran el arte de la naturaleza e invitan a que los acariciemos como si fueran ancianos mostrando sus heridas y medallas de guerra.
Los que están por la Cantera los considero mis amigos, cuando cortan alguno lo echo de menos y me duele, sobre todo si lo dejan abandonado en un terraplén. Reconozco que no los cortan sin motivo porque ellos son los que entienden, pero me duelen igual ... yo los dejaría como refugio para ardillas, pájaros u hormigas hasta que la última astilla se mezclara con la tierra ... porque lo merecen.

10 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=l9IZsuHTnmQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, que bonito el vídeo y las frases que lo acompañan; nos hace pensar cómo el árbol está presente en todos los momentos de nuestra vida.
      Gracias por compartirlo.

      Eliminar
  2. Great post! Love the images as well. Hope you have an awesome new week.

    Style For Mankind
    Bloglovin

    ResponderEliminar
  3. Son maravillosos.
    De lo más bonito que hay.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. EL ÁRBOL VIEJO
    Buen árbol que perdiste bruscamente los dones
    de la flor y del fruto, bajo la racha fría:
    Tu pesadumbre austera se parece a la mía
    y así, como tus hojas, volarán mis canciones.

    Pero, tarde o temprano, vendrá la primavera,
    y, al rejuvenecerse tu tronco envejecido
    tendrás la flor y el fruto, y el follaje, y el nido...
    Y yo, en cambio, no tengo tu esperanza siquiera.

    Cien veces me ofreciste tu sombra en el verano;
    cien veces tu perfume fue a visitar mi casa,
    buen árbol que floreces mientras la vida pasa,
    acaso porque ignoras que nunca pasa en vano.

    Mi niñez te recuerda casi como un amigo,
    aunque ya se agrietaba tu ancianidad de abuelo.
    Y hoy, al ver como creces todavía hacia el cielo,
    ni aun me queda el consuelo de envejecer contigo.

    Pues, aunque nos agobian idénticos otoños,
    sobre tus hojas secas crecen hojas lozanas,
    y así, algún día, el viento despeinará mis canas,
    trayéndome el perfume de tus nuevos retoños...

    José Ángel Buesa

    ResponderEliminar
  5. Cada árbol tiene escondido entre sus pliegues miles de historias que darían para muchos libros donde seriamos conscientes de todo lo que han tenido que sufrir.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pienso lo mismo Angelines. Besos.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.