" nada hay más nuevo que el amanecer de cada día "

22/10/16

Cortezas secas

Cuando cruzo el Paseo de la Constitución, siempre me detengo en las viejas acacias muertas y resucitadas gracias a la magia de unos duendes. Fueron las primeras que poblaron el parque en 1903. Ahora decoran el paseo, aunque me ha parecido que faltaba alguna, seguramente el tiempo se va comiendo su leña seca, pero los duendes no las abandonan, desaparecen con ellas.





Foto de nevasport.com
Isidro Raigón y Chema Périz cuando talaron los árboles en el 2005  (nevasport.com)
Las acacias muertas cada vez son más viejas y los duendes desaparecerán con ellas si no se animan a seguir creando nuevas familias para que habiten en otras cortezas secas. 

10 comentarios:

  1. Una bella manera de dar vida a un árbol que perdió su sabia de vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bonita manera de volver a revivir a los viejos árboles. Espero que aunque las acacias estén secas, "vivan" mucho tiempo sin que sean cortadas y sin que los vándalos hagan de las suyas.

    ResponderEliminar
  3. Una manera muy bonita de embellecer aún más el parque, y que cuestiona el porqué cuando un árbol está viejo, hay que cortarlo a ras del suelo. Pienso que es falta de imaginación y creatividad, como estos señores nos demuestran, por lo que hay que felicitarlos.

    ResponderEliminar
  4. Una segunda oportunidad de estar guapos. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  5. Si ya es bonito el resultado, bonito es también ver a Isidro y a Chema afanándose para su consecución.

    ResponderEliminar
  6. Hermosos trabajos de tallado sin herir la naturaleza.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Así están volviendo a tener vida Angelines. Bien se afanan Isidro y Chema.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El herido

    Retoñarán aladas de savia sin otoño
    reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
    porque soy como el árbol talado, que retoño:
    porque aún tengo la vida.

    Miguel Hernández

    Muy bonita manera de que los árbles y sus duendes tallados nos sigan acompañando en nuestro paseo. Es una magnífica iniciativa, pero....¿alguién sabe porque el cartel de la penúltima foto está escrito con esa ortografía, que por supuesto no es la que utilizó Miguel Hernandez?
    A lo mejor es que soy una inculta....pero no acierto a entender el cambio....

    ResponderEliminar
  9. No tengo ni idea, Laura ... pero a mi también me llama la atención. De todas formas esta foto es vieja y no he podido encontrar el árbol en el que estaba escrito.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.