" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

19/9/15

Fiel

Lanuza
Ya estamos en casa.
Bolo se revuelca al sol por las piedras del corral. En cuanto salgo por la puerta él salta por la ventana para seguirme sin perder la ocasión de arrastrase por la tierra, las piedras, la hierba ... no sé si desea dejar su olor o retomar el de su libertad. Lo cierto es que quiere estar conmigo e ir a donde yo voy. Ser libre no le impide ser fiel.




22 comentarios:

  1. Que bonito lo has contado, da gusto pasar por la mañana, tus comentarios los voy recordando todo el día. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Ester, todas las mañanas te busco. Gracias amiga.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Buenos días Teresa, aquí fresquitos con 5º y ya con el fuego encendido a pesar del sol que sale con fuerza.

      Eliminar
  3. Como corresponden estos animales,, el cariño que se les da..
    Y la compañía que se tiene con ellos.

    manolo
    .
    Me figuro habrás leído blog?
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Manolo, lo he leído y ten por seguro de que el día 22 estaré a tu lado en el pensamiento.

      Eliminar
  4. Que gran frase esa: ser libre no le impide ser fiel
    Nada como un amigo así, ¿verdad?
    Me encantan los animales, los gatos especialmente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos son "la belleza de la naturaleza" como dice un proverbio inglés.

      Eliminar
  5. Tienes que recopilar las historias de Bolo, que maravillosa fotografía.
    Tus palabras son ideales.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias hay a cada momento, me sorprende cuando menos me lo espero, incluso durmiendo.

      Eliminar
  6. No se si Bolo entenderá lo de las idas y venidas, pero la vuelta a casa, a su libertad, seguro la disfruta tanto como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las idas y venidas no le gusta nada, te lo aseguro.

      Eliminar
  7. Hola Angelines, lo as contado que me hace emocionarme, tu entorno es una maravilla disfruta. Un besin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos los dos muy bien aquí, libres y tranquilos.

      Eliminar
  8. Bonita frase, Angelines. La fidelidad de Bolo es encomiable, aunque tú entiendas su libertad. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La entiendo y deseo que la disfrute todo lo que pueda mientras estamos aquí.

      Eliminar
  9. Es que para Bolo esa es su casa, su lugar y vuelve a marcar su territorio, por las dudas.
    Que lo disfrutes, Angelines.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo, que lo marca con afán en cuanto llegamos.

      Eliminar
  10. ¡Ay, la tan afamada fidelidad del perro! Una amiga encontró un día al perro del vecino esperándole en la puerta de casa junto al perro que ya ellos tenían desde tiempo atrás. La visita del can no se limitó a ese día, sino que se repitió al día siguiente, al otro y, al siguiente, también. Extrañada por esta actitud, habló con su vecino y descubrió que este había comprado un nuevo perro con el que su visitante no congeniaba lo más mínimo. Sin embargo, siempre se había llevado bien con su perro y parecía haber decidido mudarse, por lo que tras una breve conversación entre vecinos, la mudanza se hizo definitiva y el perro en cuestión ya no vive en la casa que lo acogió por primera vez, sino en la de mi amiga.
    ¡Ay, la tan afamada independencia del gato! Una pareja decidió adoptar un gato. Cada uno de ellos se ausentaba diariamente para acudir a sus respectivos trabajos sin saber que durante esas horas de ausencia su gato se dedicaba a desplegar conductas amistosas en las puertas de las casas vecinas. Conductas que, no sólo eran bien recibidas, sino que obtenían respuestas por medio de caricias y/o alimento. El gato acabó por conocer bien al vecindario y acudía a las diferentes puertas con precisión y puntualidad de reloj suizo, en función de las costumbres de quienes las habitaban y regresaba al hogar de la pareja con igual puntualidad, donde era recibido con efusiones y frases del tipo "¡ay, pobrecito, te has quedado solito todo el día!", a las que respondía desplegando nuevamente su comportamiento amistoso, recibiendo sin tardar sustanciosas recompensas.
    Si satisfacemos a medias las necesidades de nuestras mascotas no es de extrañar que ellas opten por ampliar su círculo de relaciones con humanos de las inmediaciones. Si no las satisfacemos o si otro las satisface mejor que nosotros, no tengamos duda de que ellas puedan optar por abandonar el hogar o mudarse. Si permanecen en nuestra compañía, brindándonos la suya, de tal manera que se alimente desde ambas partes un lazo tan especial como intransferible, cabe pensar que nos bastamos para satisfacerlas, tal vez hasta lo bordamos, por lo que no dudan en correspondernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, el pobre perro al sentirse desplazado supo en donde le daban cariño. El gato si que es inteligente, recibía cariño y premios, volviendo a casa para recibir más. A Bolo lo que dan son sustos !!!!

      Eliminar
  11. Muchos sentimientos juntos, pero con el paisaje y los fieles amigos que de ellos se aprende tanto observándolos, todo fluye.
    Un abrazo desde el alma.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.